Conócete a ti mismo

Por lo general, nos desconocemos por completo. Vivimos perdidos, ajenos a nuestra propia realidad, nos ignoramos, con lo cual nos atraemos toda clase de problemas y dificultades.

Para encontrar el camino de la felicidad y la libertad, resulta de capital importancia seguir el mandato délfico Gnothi seautón, “Conócete a ti mismo”, que figuraba en el santuario de Apolo en la antigua Grecia. Pero para seguir dicho mandato, debo hacerme varias preguntas.

Preguntas de diversos niveles, de mayor o menor calado, pero que resultan todas ellas capitales para conocerme, descubrir mi más honda esencia, encontrarme y salir del desmayo o laberinto de inconsciencia, aturdimiento, disipación y autoignorancia en que vivo instalado.

Ver documento completo

No se admiten más comentarios